La compañía eléctrica italiana Enel —que en la Argentina es dueña de la distribuidora Edesur— anunció que planea vender activos por valor de unos USD 21.500 millones para reducir su deuda neta y centrar su transición hacia energías más limpias. Según anunció a través de un comunicado, la mayor parte del plan de desinversión debería realizarse a finales de 2023 e incluye su salida de Argentina y Perú y también la venta de activos en Rumania.

Además de Edesur, Enel pondrá a la venta todos sus activos en la Argentina que incluyen las centrales térmicas Costanera y Dock Sud, la concesión de la hidroeléctrica El Chocón, líneas de transmisión y de transporte de energía eléctrica.

El grupo controlado por el Estado italiano tiene la intención de invertir alrededor de 37.000 millones de euros en los próximos tres años en sus seis mercados principales: Italia, España, Estados Unidos, Brasil, Chile y Colombia. También confirmó sus planes para disminuir emisiones de carbono en 2040, con un cambio de combustibles fósiles a las energías renovables.

La empresa Edesur se formó en 1992, luego de una de las privatizaciones de las compañías de servicios públicos durante el Gobierno de Carlos Menem, y opera en el negocio de la distribución de energía en la ciudad de Buenos Aires y varios partidos del Gran Buenos Aires, en la zona concesionada por el Estado Nacional donde tiene cerca de 2,5 millones de clientes.

Enel adquirió Edesur en 2008, al comprar la mayoría accionaria de la española Endesa, que era dueña de la distribuidora eléctrica, y también heredó las centrales a gas Costanera y Dock Sud, y la hidroeléctrica El Chocón, en las provincias de Neuquén y Río Negro, cuya concesión vence el año próximo.

Con la adquisición de Endesa, Enel también se quedó con las líneas de transmisión CTM y TESA, que conectan los sistemas de energía eléctrica entre Brasil y el noreste argentino; y de Yacylec, empresa que transporta la energía proveniente de la represa hidroeléctrica binacional Yacyretá.

Hace un año, ante una serie de rumores de una oferta realizada por la compañía Edesur, desde su casa matriz en Italia habían descartado esa posibilidad: “Nuestra posición es quedarnos en la Argentina y ver qué pasa. No queremos irnos; queremos saber cuál es la política energética que adoptará el Gobierno el año que viene, y según eso, veremos cuál es la mejor decisión para nosotros”, habían dicho sus directivos en noviembre del año pasado.

Francesco Starace, CEO de EnelFrancesco Starace, CEO de Enel

Enel, que también podría vender su cartera de gas en España, pretende reducir su deuda neta a 51.000 o 52.000 millones de euros a finales de 2023, desde los 69.000 millones de euros de finales de septiembre. El director general, Francesco Starace, dijo a los analistas que las “turbulencias en los mercados energéticos” hacen que Enel necesite volver a unos ratios financieros más normales.

Sin embargo, advirtió que los altos precios internacionales actuales deberían ayudarla a cristalizar el valor de sus activos de gas. La invasión rusa de Ucrania mostró la importancia de la independencia energética, añadió Starace. Citó como ejemplo la ampliación de una planta de paneles solares en Sicilia y añadió que se estaba evaluando un proyecto similar en Estados Unidos.

“En 2023-2025 el grupo prevé una mayor racionalización de su estructura, saliendo de algunos negocios y geografías que ya no están alineadas con su estrategia. El Grupo también espera continuar apalancándose en su modelo de Stewardship (administración responsable) en países no centrales. Además, y en línea con el objetivo de salir de las actividades intensivas en carbono, el Grupo planea aprovechar el entorno actual del mercado para iniciar la salida de los activos de gas. Este programa general de desinversión es un componente integral del plan para remodelar el Grupo, maximizando el valor para los accionistas”, resumió en el comunicado.

Su estrategia de racionalización a 2023 incluye:

– Las actividades en Europa se centrarán en Italia y España, con la venta de activos rumanos.

– En Latinoamérica, la salida de Perú y Argentina.

– Se busca que “cristalice” el valor de la cartera de gas en España.

– Venta de activos en Ceará para aumentar el enfoque en las redes de distribución en las megaciudades (Rio y San Pablo).

Las acciones de Enel subían un 1,7% a las 0850 GMT.

Por admin