La tensión ente los integrantes del Pro ya no se queda entre cuatro paredes, sino que hasta públicamente los cruces se han vuelto moneda corriente. Muestra de ello es lo que sucedió el lunes 24 de octubre en La Rural, cuando la presidenta del partido y precandidata a Presidente, Patricia Bullrich, encaró al hombre de confianza del otro postulante que tiene el espacio, Horacio Rodríguez Larreta, y lo cuestionó con dureza.

Bullrich miró al jefe de Gabinete de la Ciudad de Buenos Aires, Felipe Miguel, y sin disimulo lo amenazó: “No me crucés más por la tele porque la próxima te rompo la cara, conmigo no se jode, te lo aviso”. Miraban atónitos otros dirigentes importantes, entre ellos Miguel Ángel Pichetto, que había llegado hasta allí para la presentación del segundo libro de Mauricio Macri, “Para qué”.

El jefe de Gabinete se sorprendió por la frase de Bullrich y sus allegados aseguraron que no entendieron el motivo de la amenaza.

“Fue bastante chocante, fue un disparate, la violencia nunca es aceptable y además si es por opinar diferente se cruza un límite y en esto hay que ser cuidadoso”, dijo Miguel.

 

Y agregó: “Es muy chocante porque se trata de alguien del mismo espacio y presidenta del partido al que uno pertenece. No sé por qué me dijo eso. Ustedes me conocen y saben que yo nunca agredo a nadie; pueden existir diferentes opiniones, pero no se traducen en términos de agresiones personales; cruzó un límite y la violencia es inaceptable”.

Veinticuatro horas después de esa escena, que quedó registrada en un video que se publica en esta nota, hubo otro hecho que terminó de dinamitar la interna: Jorge Macri, primo de Mauricio e integrante del gabinete de Rodríguez Larreta, se fotografió con Bullrich. El gesto fue interpretado como una puñalada en las oficinas de Uspallata.

“A Jorge lo trajo y lo nombró ministro Horacio, no Patricia. Y la verdad es que se ha puesto solo en una situación muy incómoda, quizás mal aconsejado por su primo”, conjeturan en la sede de gobierno porteña.

Quienes manejan la agenda del jefe de Gobierno vaticinan que habrá menos actos públicos en conjunto con Jorge Macri. Por ejemplo, el martes hubo un anuncio vinculado a Seguridad en el que estuvieron Marcelo D’Alessandro y Miguel, pero no Macri al que se solía invitar a todas las actividades de gestión. A cambio, es posible que florezcan apariciones con el ministro de Salud, Fernán Quirós, y la ministra de Educación, Soledad Acuña, funcionarios con muy buena imagen que sueñan con la posibilidad de competir en 2023.

Por admin