Marcelo Puella, el ignoto dirigente del Frente de Todos que aseguró, tras la derrota del oficialismo en las PASO, que los culpables del resultado habían sido “los más humildes”, fue nombrado en el ministerio de Seguridad de la Nación con un jugoso contrato que ascendería a más de 327 mil pesos mensuales.

En efecto, Puella aseguró pocas horas después de la victoria de Juntos que “nos jugaron por atrás los más humildes, a quienes durante toda la pandemia no les hicimos faltar nada. Recibían lo nuestro y el día de los comicios vendieron su voto al mejor postor”.

Las declaraciones de Puella, un dirigente desconocido para el amplio arco de funcionarios kirchneristas, generó una inmediata polémica. “Puella habla de repartir mercadería y planes como si fuera dinero suyo, cuando en realidad es de todos los que pagamos nuestros impuestos y contribuciones. Él tiene poco y nada que ver, y a él los humildes no le deben nada”, aseguraron desde los bloques opositores.

Puella, quien actualmente es el presidente del Frente Nacional de Agrupaciones Peronistas (FRENAP), fue beneficiado con el cargo de director de Proyectos Legislativos de la subsecretaría de Programación Federal y Articulación Legislativa, dependiente de la secretaría de Articulación Federal de la Seguridad del ministerio de la misma cartera a nivel nacional.

De acuerdo a la decisión administrativa que lo nombró, la número 1202/2021 con fecha del 13 de diciembre, Puella fue nombrado por intermedio de una “autorización excepcional por no reunir los requisitos mínimos establecidos” en el artículo 14 del Convenio Colectivo de Trabajo Sectorial. Por el mismo, y a pesar de carecer preparación alguna en la materia, el dirigente kirchnerista cobrará una suma estipulada en 327.889 pesos mensuales. Ahora sí, tendrá aún menos relación con los humildes que tanto le molestan. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Por admin