El Gobierno no tendría los votos para aprobar el Presupuesto y analiza arriesgar a ir al recinto a perder. Esta noche los cálculos más optimistas le daban 124 votos favorables, a cinco de la mayoría para sancionarlo. Si se consolida este escenario, Alberto Fernández podría apelar a un decreto para prorrogar el presupuesto de este año, como anticipó en exclusiva LPO.

El Frente de Todos consiguió dictamen este miércoles pero llegará a la sesión el jueves sin la confirmación de los votos necesarios para garantizar la aprobación de la ley de leyes. Está convocada para las 12 del mediodía del jueves con ese tema como único y algunos voceros no descartaban que se cayera.

El dictamen fue posible con la firma del misionero Diego Sartori, quien tiene un bloque de cinco miembros que acompañaría la ley. El Frente de Todos tiene 118 propios (uno aún debe jurar) y cree poder sumar al santacruceño Claudio Vidal, quien hace bloque con el riojano Felipe Álvarez, un peronista que integró Cambiemos hasta el año pasado y suele ser reticente a ayudar.

El golpe clave al presupuesto lo dieron los federales, una bancada de 8 que integran los tres diputados del gobernador de Córdoba Juan Schiaretti y este mediodía anunciaron que votaban en contra.

Enterado que los cordobeses de Schiaretti no votarían el Presupuesto, Massa convocó a su despacho a los jefes de Juntos y supo que la decisión es dar quórum pero rechazar el proyecto, sin ninguna posibilidad de abstención para facilitar la sanción, como aseguraban en lunes algunos referentes de la bancada.

Sin ellos, Sergio Massa convocó en su despacho a los jefes de Juntos y supo que ayudarían con el quórum pero rechazarían el proyecto.

No prevalecieron las posturas de una abstención para facilitar la sanción como aseguraban en lunes algunos referentes de la bancada que integraban la comisión de presupuesto y anunciara la Coalición Cívica.

Señalaban que no era conveniente «obstruir» la sanción y darle al gobierno el argumento de desestabilizadores, en plena negociación con el Fondo Monetario Internacional. Pero temieron pagar demasiados costos internos.

En el primer plenario de comisión Luciano Laspina del PRO y Martín Tetaz de Evolución informaron la voluntad de dar quórum, que por ahora es la única colaboración que prometieron.

Algunos diputados de la UCR manifestaron ese mismo lunes que estaban dispuestos a abstenerse para ayudar, pero quedaron en minoría en el debate interno y se plegaron al rechazo. Pesó, además, la renovación de autoridades en el Comité del viernes que enfrenta a Martín Lousteau y Gerardo Morales, quien el año pasado aportó sus votos para el presupuesto. Esta vez no puede.

Si el número no aparece el jueves, el gobierno evalúa dejar caer el presupuesto actual, prorrogar el anterior y acomodar las partidas a gusto, como ocurriera en 2010, cuando la oposición se unió para rechazarle el presupuesto a Cristina Kirchner.

Cumbre en Diputados: El Gobierno acuerda prorrogar el Presupuesto por decreto, para acelerar el acuerdo con el FMI

No alcanzaron para convencer a la oposición las 56 modificaciones presentadas por Carlos Heller en la comisión de presupuesto, que según contabilizó el diputado de Evolución Martín Tetaz representan 180 millones de pesos y en el dictamen de mayoría no fueron agregadas a los gastos. Así de rápido se hicieron.

Heller prometió que el texto final mantendrá el supuesto del déficit del 3,3% y los ingresos se obtendrían con un cambio al sistema de actualización de balances de inflación, que permitiría recaudar más de Bancos y agencias de seguro.

Las otras incorporaciones sólo ocasionan más gasto y en dos se centraban las esperanzas de sumar aliados: el aumento del subsidio al transporte automotor de 26 a 46 mil millones de pesos y la habilitación de zonas francas en regiones limítrofes, reclamadas por los aliados de Río Negro y Misiones.

Los fondos para el transporte fueron pedidos por los gobernadores peronistas pero también eran reclamados por Córdoba. Pero como el ministro de Transporte Alexis Guerrera condicionó la ayuda a la implementación de la Sube, no les cerraba.

Además, los emisarios de Schiaretti esperaron en vano una respuesta por una deuda de 209 millones de dólares por obras completadas. Tampoco recibieron garantías de una suba de aportes para la caja previsional.

El diputado cordobés Ignacio García Aresca fue el encargado de anunciar un dictamen de rechazo al inicio de la reunión de Comisión, realizada en el recinto, antes que Heller pasara a un cuarto intermedio para que la oposición leyera los cambios.

El debate se retomó a las tres horas, pero la atención ya estaba puesta en el Salón de Honor, dónde Massa recibía a los jefes de Juntos.

Evolución radical presentó un dictamen de rechazo y sus diputados fueron los más activos. Tetaz, que tuvo un permanente intercambio con Heller, prometió aprobar el presupuesto si le quitaban las facultades para sostener las retenciones a las exportaciones y habilitar subas de bienes personales a quienes tienen fondos en el exterior. Y pidió sin éxito tratar el proyecto del Senado que sube el mínimo para todos.

El oficialista Itahi Hagman defendió la pauta del 33 por ciento de inflación, tal vez el supuesto más cuestionado. «En noviembre fue de 2.5. es un pronóstico razonable». El dictamen oficialista había pasado a la firma. Todavía no están los votos para aprobarlo en el recinto.

Por admin