Según el informe publicado en la web del Ministerio Público Fiscal, la entidad financiera tenía hasta “un manual instructivo” interno para captar fondos off-shore, que “por definición, es aquella persona física o jurídica que no desea declarar sus bienes (o parte de ellos) impositivamente”.

“Por definición, la persona OFF-SHORE, es aquella persona física o jurídica que no desea declarar sus bienes (o parte de ellos) impositivamente. Estas personas existen y existirán siempre. Desde este punto de vista, todos los productos que ofrecemos satisfacen nuestro objetivo y la necesidad del cliente off-shore”, dice un manual “instructivo” de uso interno para los empleados del BNP Paribas de la Argentina. Con el nombre  “Productos Off-shore”, el manual, que data de 1993, es decir que es anterior a la fusión entre el Banco Nacional de Paris y Paribas, es usado en un informe publicado hoy por el Ministerio Público Fiscalpara demostrar que “el accionar delictivo de la oficina porteña de BNP Paribas no obedecía a la voluntad de unos ejecutivos escasamente apegados a las regulaciones y normas bancarias, sino que formaba parte de una práctica institucional largamente afianzada por el banco a nivel local e internacional”.

El artículo publicado en Fiscales se titula “Lavado: cómo hizo el BNP Paribas para fugar del país U$S 1.000 millones”, revela detalles de la causa en la que se investiga a ex ejecutivos del bando francés por el presunto lavado y la fuga de la Argentina de más de 1000 millones de dólares a través de la sucursal local de la entidad bancaria, en el marco de una supuesta asociación ilícita que funcionó entre 2000 y 2008.

Cronista.com quiso tener la posición de BNP Paribas en la Argentina a raíz del informe oficial, pero no hubo respuesta a la requisitoria.

Según el informe del Ministerio que dirige Alejandra Gils Carbó “una de las ejecutivas que participó de la elaboración del manual indicó: “La idea no era captar evasores sino que no interesaba al banco si estas personas habían declarado sus bienes en el exterior o no”.

La publicación del informe se anticipa en algunos días a un próximo movimiento judicial de la causa. Para el mes próximo, se espera la declaración de la ex directiva de BNP Paribas, Adriana Terreni, imputada en la causa que reside actualmente en Australia. A partir de ese momento, el juez de instrucción Osvaldo Daniel Rappa –quien tomó las indagatorias por exigencia de la Cámara de Apelaciones- estará en condiciones de resolver la situación procesal de todos los acusados que se encuentran en el exterior.

La causa es impulsada por el fiscal de la Procuración General, Horacio Azzolín, y el fiscal general a cargo de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), Carlos Gonella.

BNP Paribas es uno de los principales bancos de Europa y Francia. Fue creado el 23 de mayo de 2000 por la fusión de la Banque Nationale de Paris (BNP) y Paribas. Junto con la Société Générale y Crédit Lyonnais forma el llamado grupo de los «tres viejos» bancos de Francia

La causa contra la entidad tuvo un punto culminante en 2007, cuando se allanó el piso 27 del edificio del banco ubicado en Leandro N. Alem 855, en pleno microcentro porteño. Según la denuncia, en esa oficina, “desconocida por el Banco Central y las autoridades de control era el lugar donde se producía “la captación y administración –vía paraísos fiscales- de activos de procedencia delictiva, por fuera del circuito formal”.

El informe del Ministerio revela cómo era la operatoria según la pesquisa. Según se explica se utilizaban “diversos vehículos corporativos”, es decir firmas creadas ad hoc para que figuraran como las “titulares de las cuentas bancarias situadas en diversos destinos internacionales por las que habrían circulado los activos clandestinamente administrados en favor de los clientes de la sucursal Buenos Aires del BNP Paribas”,
que así lograban “esconder la verdadera identidad” de esos clientes.

“Asimismo, una de las operaciones más habituales en lo que respecta a la gestión de la banca privada tiene que ver con las denominadas transacciones “back to back”, donde el capital transferido y ocultado en el exterior retorna al cliente bajo la forma de un préstamo bancario. De este modo, el cliente no solo justifica su incremento patrimonial, sino que además evita el pago de impuestos que gravan su patrimonio”, explica el artículo.

“Dentro de sistema” y “fuera de sistema”. La anotación, por demás elocuente, figuraba en la agenda personal de Rubén Darío Romano, quien era investigado por una millonaria defraudación contra el Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados (INSSJP). A renglón seguido, Romano –un ex prestatario de la obra social de los jubilados, ligado al sindicalista Luis Barrionuevo- involucró directamente al banquero Carlos Long, uno de los responsables de la oficina local de BNP Paribas, a quien señaló como la persona encargada de solucionar “cualquier tema relacionado” con la cuenta “fuera del sistema” en BNP Paribas Ginebra.
La investigación compromete a varios ex funcionarios públicos y hasta a un ex camarista. Los allanamientos en la sede de BNP Paribas permitieron identificar un listado de clientes con su número de cuenta, nombre y montos acreditados. Uno de los casos que sobresale involucra a Andrés Edgardo Vázquez, ex funcionario de carrera de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

La investigación de Delgado también involucra a Carlos Sueiro, ex diputado nacional entre 1991 y 1995 y secretario general del Sindicato Único del Personal Aduanero de la República Argentina (SUPARA) desde 1983 hasta actualidad.

Los registros informáticos obtenidos en el allanamiento de la oficina clandestina de BNP Paribas revelan que Sueiro compartió una cuenta con U$S 202.000 en el ING Bank de Suiza con María Cruz Juanes Hernández –ex titular del Juzgado nacional de Primera Instancia del Trabajo de Capital Federal n°5- y María Eugenia Sueiro. En tanto, a partir de 2006 mantuvieron al menos U$S 211.000 en una cuenta del BNP Paribas de Luxemburgo.

Otro de los clientes que hicieron uso de los servicios de banca privada de BNP Paribas es José Luis Monti, ex integrante de la Sala C de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial. Entre 2002 y 2006, el propio magistrado y algunos de sus familiares mantuvieron entre U$S 70.000 y U$S 1.500.000 invertidos en Suiza, en el ING Bank. Luego, en el último de los años mencionados transfirieron, al menos, 72 mil dólares a la cuenta identificada con el número 83296, de la sucursal de Luxemburgo del BNP Paribas.

Como informó El Cronista, la Cámara Federal de Casación Penal habilitó a la Unidad de Información Financiera (UIF) a intervenir en una causa en la que se investiga al juez Monti y a su esposa, la secretaria letrada de la Corte Suprema Mara del Carmen Foltyn, por la presunta tenencia de una cuenta bancaria en Suiza.

El mes pasado Sbattella, dijo que la causa en la que se investiga las cuentas constituidas en la filial suiza del HSBC por contribuyentes argentinos que no fueron declaradas ante el fisco, están relacionadas con las causas denunciadas contra el BNP Paribas y el banco JP Morgan, por lavado de dinero y fuga de capitales.

cronista.com

Por admin