A un día del plazo límite, las potencias mundiales reconocieron que aún existen puntos de discordia para cerrar el texto que las partes estàn discutiendo en Suiza.

En medio de un clima de mucha tensión y de creciente incertidumbre, Irán y las principales potencias del mundo continuaron hoy las negociaciones nucleares en Lausana, Suiza, y en Estados Unidos ya se habla de la posibilidad de extender, una vez más, el plazo que vence mañana martes para llegar a un acuerdo marco.

«Si no llegamos a un acuerdo para mañana (martes) a la noche, evaluaremos cómo avanzar y veremos dónde estamos parados. Y luego tomaremos las decisiones», deslizó la vocera del Departamento de Estado norteamericano, Marie Harf, ante un grupo de periodistas en Lausana, según reprodujo la agencia de noticias DPA.

Desde hace varios días los ministros de Relaciones Exteriores de Irán y de los países del llamado Grupo 5+1, compuesto por Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia, China y Alemania, están encerrados en un hotel en el centro de Lausana intentando llegar a un acuerdo marco sobre el futuro del programa nuclear iraní y las sanciones económicas y comerciales que la comunidad internacional impone hace años a Teherán.

De las reuniones participan el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, el ministro de Exteriores iraní, Mohamad Javad Zarif, y los cancilleres del Reino Unido, Philip Hammond, de Francia, Laurent Fabius, de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, de Rusia, Sergei Lavrov, y de China, Wang Yi.

Hasta el día de hoy no se conoce oficialmente nada sobre el texto que se está discutiendo en Suiza. Sin embargo, no hay dudas que aún existen algunos puntos de discordia.

Uno de los puntos más complicados se estima que es que Irán solicitó seguir investigando con nuevas generaciones de centrifugadores avanzados, que puedan enriquecer más rápidamente el uranio y en mayores cantidades que los que ahora tiene en su plantas.

Otro de los puntos que se cree que genera diferencias es el de premura con la que se rebajarán las sanciones económicas y comerciales aprobadas multilateral y unilateralmente por Naciones Unidas y las potencias occidentales contra Irán.

El año pasado, tras no llegar a un acuerdo final, las potencias e Irán decidieron volver a extender el plazo máximo de las negociaciones hasta mediados de este año.

Según el cronograma que diseñaron, las siete partes deben consensuar un acuerdo marco para el 31 de marzo, o sea mañana martes, y luego tienen tres meses para afinar los detalles técnicos y legales.

En medio de un clima de rumores sobre el éxito o el fracaso de las negociaciones, el canciller de Rusia, Sergei Lavrov, abandonó hoy las negociaciones y se fue de Lausana, según confirmó una vocera de su ministerio en Moscú.

La funcionaria rusa no dio explicaciones, pero la salida de Lavrov de Suiza desató todavía más rumores a sólo un día de llegar al primero de los dos plazos establecidos para poner fin a una disputa internacional que ya lleva más de una década y tiene asfixiada a la economía de Irán.

www.infonews.com

Por admin